• Rene Ramirez

La Complejidad del Situación de QB en Pittsburgh

-By Rene Ramirez

Ya han pasado dos semanas de fútbol de los acereros, y aunque la controversia en la posición de QB era anticipada, para muchos aficionados del equipo de .500, llegó muy temprano. Una montaña rusa podría ser una buena palabra para la carrera de Mitchell Trubisky, si la montaña rusa tuvo una cima muy temprano y el resto de viaje era mediocre, y estás decepcionado porque no tomaste la montaña rusa llamada “Patrick Mahomes II”. Ahora esas excepciones son noticias antiguas, y se han bajado a un servible quarterback de reserva. Pero en la ciudad de Pittsburgh donde, por dieciocho temporadas jugó leyendo Ben Roethlisberger, va a excitar un tremendo estándar y como famosamente ha dicho el entrenador del equipo Mike Tomlin, “El estándar es el estándar”. Irónicamente no es tanto la presión del quarterback anterior que es la causa de controversia para Trubisky después de dos semanas, sino el percibido siguiente, Kenny Pickett. Esto ya estaba establecido desde la selección de Pickett, pero con la jugada de Trubisky que deja mucho que desear la línea de tiempo para que juega el producto de la Universidad de Pittsburgh está acelerado. La creciente posibilidad que vemos a Pickett dirigiendo la ofensa este año es difícil de disputar, pero al mismo tiempo hay mucha razón y evidencia que eso pasa más tarde que pronto.

Primero, la historia del rookie quarterback es uno que presenta muchos problemas. Podemos ver el año pasado como un buen ejemplo. De los cinco que jugaron más que diez juegos, nomas mente Mac Jones y Davis Mills tuvieron TD-INT ratio positivo. Hasta unos de los más anticipados prospectos desde Andrew Luck en Trevor Lawrence, tuvo las más interceptaciones de la liga con diecisiete. La situación de Lawrence y Pickett no es muy comparable por la gran diferencia de estabilidad en sus organizaciones respectivas, pero se puede comparar la jugada de las líneas de ofensivo que terminaron como unos de los peores de la liga. Simplemente, si tu nuevo quarterback tiene tiempo adicional de un quarterback normal, no va a tener mucho espacio para mejorar.

Segundo, el calendario de juegos no va a ser muy favorable para un cambio de quarterback. En los diez juegos anticipados, no más hay dos equipos que muchos no consideran contendientes para los playoffs. Uno son los Jets que para la cuarta semana, sería temprano para Pickett, y los Falcons que todavía falta casi tres meses hasta que llegue. Eso te deja dos opciones: empieza Pickett demasiado temprano o se espera diez semanas.

Aunque Mike Tomlin ha expresado sentimientos de insatisfacción con la jugada de Trubisky, nunca ha enseñado de ser un hombre impulsivo. Después del juego contra los Patriots, Tomlin destacó la paciencia necesaria en el proceso de la evaluación de Trubisky. La jugada de todo el ofensa era punto serio para mejorar, específicamente las llamadas que no abren tiros largos. Esto es evidente en los 5.1 YPA de Trubisky, que es el peor de la liga. Es obvio que para ahorita, la concentración de Tomlin es diagnosticar la potencia máxima de Trubisky en la ofensa de Matt Canada, y luego tomar su decisión de quarterback.

Por eso, Steeler Nation debe de tener un poquito más paciencia de el proceso de un rookie quarterback y controlar los cánticos pidiendo por Pickett hasta el cuatro de diciembre.

2 views0 comments